La cruzada de Google versus Facebook llega a la mensajería

La eterna lucha de Google versus Facebook lleva años librándose en el mundo online: tanto por la batalla que iniciaron por la publicidad móvil como en la guerra por la recoleción de datos de los usuarios. Desde hace muchos años, las noticias sobre diferentes “peleas” entre estos gigantes han llenado portadas y, por desgracia, muchas veces pierden los usuarios o los anunciantes. Ahora, esta lucha se traslada a la mensajería móvil y es que Google quiere hacerse su hueco en ella.

La reina de la mensajería instantánea es WhatsApp sin lugar a duda, aplicación que pertenece a Facebook desde Octubre de 2016 por el módico precio de 21.800 millones de dólares. Pese a que Android es el sistema operativo que más dispositivos utilizan (más del 80%), Google quiere que su propia aplicación de mensajería supere a WhatsApp: una empresa muy difícil, ya que ésta ya supera los 1.200 millones de usuarios activos al mes.

 

Nuevo estándar de Google: RCS

Para ello, Google lanzó su estándar RCS, Rich Communications Services, su propia tecnología de mensajería instantánea que permite enviar videos e imágenes, que además permite saber cuándo te están escribiendo, funcionalides típicas de WhatsApp y otras Apps. Con esta nueva tecnología, Google se está aliando con otras grandes empresas de telecomunicación (más de 27 compañías, según indican en Expansión), y con fabricantes de dispositivos móviles tipo LG, para así derrocar a a WhatsApp y hacerse con el dominio de la mensajería instantánea. Este sería otro de los tantos intentos que han llevado a cabo y por ello, estas alianzas serían el medio adecuado a su estrategia.

¿Cómo se llamará este nuevo estándar? Android Messages, que aterrizará en otoño. Estará instalada directamente en los terminales Android para ser utilizada desde un primer momento, por lo que atendiendo al gran número de dispositivos que se utilizan y venden con este sistema operativo (como ya hemos dicho, más del 80%), es el punto de partida más acertado para que se comience a utilizar por un gran número de usuarios simultáneamente.

Google Android

El fracaso de Telegram

Pese a esta gran ventaja, el problema principal es que los usuarios migren a esta nueva aplicación, como ya intentó Telegram en su momento y no consiguió pese a sus ventajas en privacidad y su precio de descarga (gratuito). Aun así, Google apuesta muy fuerte por conseguir (o al menos intentar) disputar el reinado a WhatsApp.

¿Y tú, crees que lo consiguirá?